jueves, 11 de junio de 2009

For the love of a princess.

Como me dijo una vez un buen amigo: Para mí no puede ser, hay alguien que se los lleva jóvenes, y en algún punto creo que vos estas en esa lista. En un universo donde abundan las respuestas sobre sentido y ninguna termina de satisfacer a todos los auditorios, ante la abrumadora ignorancia, cualquier respuesta es satisfactoria. Para todo sistema existe un punto de reposo entre lo constante y lo variable, y ese estado es simplemente maravilloso. Es la perpetua paz, la más preciada sinfonía en movimiento puramente armónico. Sospecho que no es más que el amor mismo, históricamente mal descripto, postmodernamente subestimado. Wittgenstein no intentaba hablar sobre verdades unicas, simplemente lo hacía sobre nuestra existencia cotidiana. Cierra su Tractatus con un tiene sentido. No busquen más jóvenes eruditos de la filosofía, simplemente hablaba sobre lo simple: la vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A qué se refiere con que "se los llevan jóvenes"?

Se refiere al Mito Clásico sobre los Dioses y la edad de departure?

La versión Hendrix del mito, escuche por ahí que ahora está siendo revisada y sustituída por una que dice que lo limpió el manager.

Según cuenta la historia, como Jimmy se pasaba de rosca, el manager solía encañonarlo en el camarín ( o donde fuera) para que el troesma se haga cargo del show en tiempo.

F.N.

Alex De Large dijo...

Buena version, no la tenia. Le quita un poco de glamour al asunto... no?