domingo, 8 de junio de 2008

En la punta del árbol, haremos nidos.

Es difícil entender como, luego de haber perdido los tres partidos mas importante del año, todavía nos queda algo genuino por festejar. Pero se ha logrado. Este sera uno de los pocos campeonatos, que se irán revaluando con el paso del tiempo. Como ocurre siempre en la historia, los medios se olvidan y perduran los fines. El numero que agrega la estadística sera liberado de una derrota humillante con el paso del tiempo, that's all.
Finalmente, para ejercer nuestra vanidad personal, nos hace sentir muy felices ser de los primeros que menciono a Buenanotte:
Nuestro movimiento (MOVIMIENTO CLASISTA ANTI-RIQUELME) era un movimiento a la antigua: utopico, de largo plazo y sin participacion parlamentaria. Eramos algo asi como el Socialismo del 1900 hasta que este se consolido en las bancas. Cumplida nuestra funcion, el movimiento ha terminado. Juan Roman ha renunciado a la seleccion, aunque nos ha costado un mundial y aunque no estoy seguro de si llegaba al proximo, mejor conocido que por conocer. Rescatamos su dignidad al sentirse no digno de vestir la 10 y ceder, con toda razon, al proximo crack del futbol Argentino: Bounanotte.
Published by Alex De Large on jueves 14 de septiembre de 2006 at 12:50 AM
Salud compañeros, por el unico equipo Argentino que ganó algo en la primera parte del año.

5 comentarios:

Lindahl dijo...

qué pena que sea gallina, Alex. entiendo igual que no puedo culparlo. como la religión, y en algunos casos la identidad política, las plumas y la bosta nos vienen dadas.

de todas formas no pierdo la esperanza. Chesterton, Cassius Clay y Constantino cambiaron su religión. El Doctor Borocotó cambio de partido. Quien te dice, algún día Alex grita un gol del local en la Bombonera...

Alex De Large dijo...

El problema es que la religión tiende a ser mucho mas débil que la pasión por un equipo de fútbol, sea cual fuese la magnitud de esta. Digamos que, inclusive, hasta cierto punto, en cuanto los elementos mínimos racionales de una religión no coinciden con los del individuo, se puede generar un swith hacia otra. En cambio, en el tan consagrado fuullbo, no.
Por eso siempre digo que racionalmente soy hincha del Barcelona o del Manchester United. Pasionalmente, de River. ¿Que se le va a hacer Lindahl?

PD: No sabia que usted era bostero, una lastima también.

Lindahl dijo...

coincido. y es empíricamente testeable. no conozco un solo varón (mujeres si, pero no cuenta) que se haya cambiado de equipo de fútbol de adulto.

cambios de religión y de política conozco varios.

JuanPablo dijo...

los hombres pueden cambiar hasta de sexo, pero no de club de fútbol!

Alex De Large dijo...

Si, la verdad del asunto es un misterio. Tan inexplicable como el amor de la prole al Indio Solari. Quiero decir, por que no podemos cambiar de club de futbol pero si de religion, sexo, ideologia??