jueves, 3 de septiembre de 2009

Futbol (I)

El tema del futbol ha generado un sinfín de debates. Inclusive yo, por un momento recupere la pasión de discutir e investigar sobre algún tema. Ha sido un circo eclíptico, para todos los gustos.
Como olvidaremos acaso al yuppie líder de TYC paseándose por programas de televisión, montándose al lamentable espectáculo del llanto. El capitalista ruin que implora porque no le quiten los derechos de transmisión del futbol, luego de casi una década de obscenas riquezas, ahora ruega por el apoyo de la sociedad civil. Mucho más lamentable la puesta en escena de los berretas periodistas deportivos, aparatos ideológicos del monopolio Clarín que se aprovechan de la ignorancia de los televidentes. O como olvidar al apodado “el Rifle” en TN, implorando a la gente que se ponga del lado de este pobre empresario a quien el estado le ha quitado su fuente de trabajo.
Soy de los que consideran que a TN hay que prenderlo fuego, literalmente. O para no herir suceptibilidades, simplemente cambiemos de canal. Su constante motivación a generar conflicto, a invitar al caos, a avasallar los criterios de justicia utilizando a los 193 inocentes de Cromagnon. Todo Noticias, pantalla que enaltece la figura troglodita de un tipo como Fernando Carnota ¿Qué puede salir bueno de allí?
En mis círculos más cercanos se me ha acusado de oficialista. No lo soy, pero creo que tengo la capacidad necesaria de entender la lógica detrás de una determinada política pública. Hay cosas que comparto, que creo que se han hecho muy bien, y otras no tanto. No creo que Nestor K sea un tipo virtuoso. Mucho menos que Grondona lo sea. El acto concebido en la AFA (donde estaban Maradona, Cristina, Grondona, etc) fue algo de la peor extirpe Peronista. No tengo problema en enunciar cosas con las que asiento como las que disiento. Como por ejemplo, jamás podría participar en algo, por más insignificante que sea, donde este la mano de De Narvaez. Soy totalmente independiente, fundamentalista respecto a mis convicciones e ideales. Tampoco me cansare de denunciar, por mas trivial y old-fashion que parezca, porque una corporación como Clarín es capaz de generar el caos social porque esto complica a alguien que toco sus intereses económicos.