jueves, 23 de agosto de 2007

De la teoría medieval del valor a la iglesia moderna Argentina.

El genial Santo Tomas de Aquino, fue quizás uno de los pocos medievales que se ocupo de temas de índole económico. Analizó, entre otras cosas, el dinero, la pobreza y la usura. Los chicos de observaciones filosóficas lo explican bien.
De la pobreza y la riqueza se dice:
Tomás de Aquino -lo consigna Langholm- ha manifestado que la finalidad de la vida humana es la perfección cristiana; él alinea todas las áreas del saber en el plano prudencial, en el plano de los medios; todo aquello que conduzca a la perfección cristiana es una posibilidad, es una alternativa, una vía, una senda, nunca un fin en sí mismo, por eso Tomás de Aquino jamás demoniza la riqueza, ni santifica la pobreza, de suyo, “Tanto la pobreza como la riqueza son un instrumento. La perfección de la vida cristiana no consiste esencialmente en la pobreza, donde hay más pobres no necesariamente hay más perfección. La pobreza es un bien en la medida que libere a los hombres de los vicios asociados a la riqueza, pero en la medida en que impide el bien que la riqueza puede traer consigo -en particular el sustento de si y el de otros- la pobreza es un mal.
Luego, sobre el valor y los precios:
Tomás explica qué sea esa medida gracias a la que los bienes implicados en el intercambio son jerarquizados y evaluados en la esfera económica. Es la indigentia. Existen, en efecto, en economía dos medidas. Cada cosa se mide “por indigentia según naturaleza y por denarius según la convención humana. El dinero es la medida formal. El acuerdo sobre las relaciones de intercambio en el trueque y sobre los precios en el intercambio indirecto, se alcanza a través de la medición a partir de una escala monetaria, pero, quien determina tales puntos sobre la escala monetaria es la medición sobre la escala de la indigentia, es una cuantificación de la necesidad de la demanda.
¿Será acaso que nuestra santa iglesia católica se habrá inspirado en Santo Tomas para decir que quiere medir la inflación? ¿Tan poco modernizada esta que tiene que volver a doctrinas medievales para alinearse junto al “pueblo”? En definitiva, tanta razón tenia Nietzsche cuando decía que el cristianismo evolucionara a un socialismo moderno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes. ¿Es posible que pueda obtener un poco mas de información sobre este tema?. Agradeceria mucho que me pudieran responder. Gracias

Alex De Large dijo...

Pues claro! Q mas necesita saber?