viernes, 14 de diciembre de 2007

Disparen contra Marx II

El problema de los economistas teóricos es que son muy malos en matemática. Inentendible como se trabaja tan poco con funciones de utilidad endógenas. La función de utilidad utilizada es tan determinista como absurda.
Se trata de un objeto que escupe su output, busca sus máximos valores en un espacio físico claramente delimitado en cada momento del tiempo. Pero deja de lado, la primera consecuencia moderna: diversas opciones del medio. El medio determina la conciencia y no la conciencia la vida, dijo Marx. Pero contemplar una función de utilidad que resulta afectada por las alteraciones que sufre el sujeto en el medio en el que se desarrolla, es imposible de encontrar en la literatura reciente.
La dificultad la explica la física y está relacionada con nuestra limitación humana: seria como fijar con la vista un átomo que se mueve a velocidades altísimas y que en segundos puede encontrarse en X espacio. ¿Cómo harán los economistas para hallar un equilibrio en semejante contexto si recién hace poco resolvieron el asunto de múltiples equilibrios con funciones de utilidad estáticas? Somos tan ignorantes, pero no pierdo el optimismo.

2 comentarios:

il postino dijo...

Difícilmente encuentren los economistas esa respuestas mientras basen su ciencia en principios de equilibrio más propios de los sistemas estudiados por la mecánica clásica que de los fenómenos del mundo económico real (caóticos, complejos, evolutivos)

Alex De Large dijo...

Brindo por eso.