viernes, 7 de noviembre de 2008

Sobre como mi borrachera tiene un evolucionismo científico (I).

Diferentes sucesiones históricas dan paso a una explicacion que tendrá resultados inesperados, para explicar por ejemplo, el camino de vuelta entre un bar y mi casa.
Un botánico de muy mal carácter descubre que al observar x-elemento por medio de un microscopio, este presenta cierta particularidad: pequeñas partículas se mueven de un lado al otro, de manera casi histérica, sin causa aparente. Primero sospecho de que se trataba de algo particular perteneciente a elementos vivos (como plantas, piel, etc) pero luego probo con fosiles, piedras de siglos: siempre se repetía el mismo fenómeno. Entonces, de que se trataba semejante fenómeno? Partículas que se mueven de manera impredecible y sin un causa que haya incitado semejante fenómeno. Dos descripciones que contradecian los estándares científicos de la época.
Pero nuestra historia hace tangencia con otro hombre, de esos que decimos: "usted tiene mente de ajedrecista Ruso, dediquéis a hacer matemáticas". Luego de Andrei Markov, surgieron las llamadas cadenas de Markov, las cuales ya han sido citadas en este blog varias veces. Acaso puede resumirse su definición como: el estado presente y futuro no depende del estado pasado.
Nuestros átomos Brownianos presentaban esta particularidad: su estado presente (digamos su posición) poco tenia que ver con su posición pasada; a lo sumo, con cierta probabilidad podría estar en tal o tal posición, pero esto tampoco era cierto. O bien, la posición actual del átomo solo depende de su estado presente.
Ahora, retenga todo lo antes dicho, al menos conceptualmente. Un ejemplo de todo lo antes dicho,es el camino de vuelta de un borracho desde el bar a su casa. How? En el proximo post.
PD: Hoy a la noche, nuestra segunda entrega literaria.

2 comentarios:

Coki dijo...

Me la juego (al menos un poco): para mí tiene que ver con el concepto de Random Walk.

Alex De Large dijo...

and...we gaadaaa winner