domingo, 15 de octubre de 2006

Los malditos vicios del modelo: Un ejemplo hipotético

Siguiendo la línea del post de Rollo, vamos a emular una economía hipotética tratando de ejemplificar el contexto actual. Luego, entenderemos mejor, esa idea de Prat Gay sobre el control de precios. El cuadrito siguiente es una economía con 10 periodos: tenemos un sector gremial que se encarga de negociar y pujar en cuestiones salariales que especula con los números de la economía, y a la derecha las variables de dicho escenario. (CLICK para agrandar).
6
* Formula del salario real gremial en t: w(t-1)*(1+infla-esperada) *(1+x)/p(t-1)*(1+infla-esperada)=100.
** Intuitivamente, el valor de X es aquel que compensa la perdida en el salario real del periodo anterior.
Suponemos que en esta economía hay un nivel inicial de salario igual a 100 y de precio igual a 1. Por tanto, el salario real cuando esta economía arranca su vida es de 100. El objetivo del sector gremial es mantener dicho valor a lo largo de cada uno de los periodos, sabiendo que solo cuenta con dos instrumentos: su expectativa inflacionaria (foward looking) y la perdida causada en el salario real por el diferencial entre inflación esperada y real de periodos pasados (backward looking). Tomando todo esto, antes que inicie cada periodo, el gremio hace sus cuentas y reclama su salario.
En concreto: En el periodo 0, todo les parece indicar que no habrá ningún tipo de suba en los precios en dicho lapso por lo tanto mantendrán una posición neutra. Transcurre el periodo sin exaltaciones, todo esta en orden.
Cuando comienza el periodo 1 hay sospechas de un riesgo inflacionario (o bien porque se acabo la merluza o andan matando gente en alguna plaza publica), esta es de 10%. Suponiendo un nivel de precios creciendo a este valor, la única manera de mantener el salario real es aumentando el salario en 10% también. El periodo transcurre bajo esta nueva configuración, sin embargo, la inflación es mayor a la esperada: 15%. Por un lado, el sector gremial ha perdido un 5% que ha sido transferido a otro sector (posiblemente el propietario). Sin embargo, dado que el salario real en la economía ha caído respecto del periodo anterior, la demanda de trabajo aumenta.
Sucede que ahora, cuando llegamos al periodo 2, el sector gremial enfrenta dos problemas: el primero es nuevamente calcular la inflación esperada, pero además debe trasladar la diferencia entre la inflación real y esperada del periodo 1. Todo ese mix debe ajustar un nuevo nivel de salarios: Con unas expectativas del 12%, ajusta el precio del periodo anterior (1,15). Luego, sabe que su salario deberá aumentar como mínimo 12% pero además debe recuperar la perdida del salario real del periodo pasado. Así, entonces, arranca un nuevo periodo. El nuevo salario es tal que compenso por la perdida del periodo anterior y esta cubierto, al menos, un 12% ante una posible inflación del periodo corriente.
Detengamosnos en el periodo 6: Llegado a este punto, podemos decir que la economía corre el riesgo de despertar el monstruo inflacionario. Las autoridades de nuestro país, deciden utilizar todas aquellas herramientas disponibles para reducir el nivel de precios (digamos una apreciación en el tipo de cambio y controles de precios). El programa de medidas es un éxito y la inflación ha sido de 7%. Sin embargo, el salario de la economía antes de iniciar dicho periodo había sido negociado en una base de 10% de inflación. El nuevo salario real ha aumentado: ha bajado el empleo.
6

Algunos puntos a tener en cuenta:

  • La inflación esperada depende de la expectativa que tengan los agentes. Tiene un rol muy fuerte la credibilidad de ellos sobre el rol de política económica. Lucas (73) sostiene que se puede engañar a la gente, pero en el corto plazo. Mankiw (89) argumenta que los regimenes dotados de alta inflación suelen tener menor rigidez en sus variables nominales, en particular, a mayor inflación mayor frecuencia en la renovación de contratos. En nuestra hipotetica economia, Bob Lucas te diría que el engaño perpetrado cada vez se hará menos eficiente y Mankiw que las negociaciones no solo serán difíciles sino con mayor frecuencia, lo cual suele ser un problema sobre todo para los políticos de turno.
  • Abusar de este tipo de politica es un camino de ida. Como en cualquier teoria de los juegos, el rol fundamental es el timing de los jugadores. Tambien, lo predispuesto que esten los participantes a cooperar: el sector gremial a atenuar sus demandas en post del beneficio en conjunto (al menos que tienda a eso) y el sector gobierno a convertirse en un entre creible y responsable.
  • Prat Gay decia que el objetivo del control de precios no era solo controlar la inflacion directamente sino tambien la expectativa inflacionaria. Asegurando un precio seguro para la leche y el pan, los sectores gremiales se sientan a negociar con una posicion menos demandante. El objetivo del control parece ser disminuir el valor del Pi esperado, que implique menor suba salarial y por tanto, sorprender con una inflacion tolerable. El factor sorpresa se torna un elemento indispensable para las economias con vertientes corporativas.
  • Este modelo te sirve para llegar rapido al pleno empleo, pero los vicios mismos caracteristicos de el, aumentan las probabilidades de una escalada inflacionaria.
  • Misma conclusion que Rollo: Recesion o años de alta inflacion. Una u otra. (O ambas...)

1 comentario:

Ulises dijo...

Excelente post, me parece mas entendible, o a lo sumo complementario al de Rollo. Creo que el peligro está en enamorarse de estas políticas y creer que se puede manejar la expectativa de inflación a gusto. Por lo pronto el año que viene (electoral) va a haber plata para todos, pero claro las consecuencias las vamos a pagar despues.