jueves, 13 de septiembre de 2007

Ese maldito yo.

Cuando un amigo o conocido se siente atravesado por las penurias de la existencia Sartreana a la cual todos estamos condenados a vivir, le recomiendo que utilice a modo de biblia, el libro de Cioran "Ese maldito yo":
  • Cuanto más se detesta a los hombres, mas maduro se esta para dios, para un diálogo con nadie.
  • Seamos razonables: nadie puede estar completamente de vuelta de todo. Y puesto que no existe una decepción universal, tampoco podría existir un conocimiento universal.
  • Esos transeúntes idiotizados...-¿Pero cómo hemos podido caer tan bajo? ¿Y como imaginar un espectaculo así en la antiguedad, en Atenas por ejemplo? Basta un minuto de lucidez aguda en medio de esos condenados para que todas las ilusiones se derrumben.
  • Mientras me exponía sus proyectos, le escuchaba sin poder olvidar que no le quedaban màs que unos días de vida. Qué locura la suya de hablar de futuro, de su futuro. Pero, ya en la calle, ¿Cómo no pensar que a fin de cuentas la diferencia no es tan grande entre un mortal y un moribundo? Lo absurdo de hacer proyectos es sólo un poco más evidente en el segundo caso.
  • X., que ha fracasado en todo, se lamenta de no haber tenido un destino.-Todo lo contrario, le digo. La serie de tus fracasos es tan notable que parece revelar un designio providencial.
  • El hecho de que la vida no tenga ningún sentido es un razón para vivir, la única en verdad.
  • Amar al pròjimo es algo inconcebible. ¿Acaso se le pide a un virus que ame a otro virus?
  • Abro una antología de textos religiosos y caigo de entrada sobre esta frase de Buda: "Ningún objeto merece ser deseado". -Cierro inmediatamente el libro, pues tras eso, ¿qué leer?

4 comentarios:

oti dijo...

¿Buda pensaba que el hombre es un objeto?

Alex De Large dijo...

No lo sé Oti, pregúntele a Buda.

oti dijo...

Entonces te pregunto a vos, el hombre es un objeto? Por qué mencionás a Buda después de la frase que equipara al hombre con un virus? Quiero entender la relación que implícitamente planteás, pero me parece que Buda no te ayuda en eso.

Alex De Large dijo...

Filosofía barata y zapatos de goma Oti: Uno cree lo que quiere creer. Usted, por algún motivo, infirió que yo intente plantear alguna relación entre los distintos aforismos. Pero no, de la misma manera que una computadora hace un ramdom y elige con la misma x-probabilidad un numero dentro de un conjunto de números reales, yo hice lo mismo con los aforismos de Cioran.
El caso de Buda, lo rico, no me parece que sea el sujeto, sino el predicado. Desconozco a Buda, no tengo idea de nada sobre eso, es mas, hagamos con San Anselmo cuando a dios lo llama X. Reemplacemos Buda por X, mucho mejor: ahora hemos universalizado la frase.

Saludos.