miércoles, 20 de febrero de 2008

Diantres!

Es realmente insoportable el verano en Buenos Aires. Me hace acordar a mis épocas de niño, donde como proyecto de nerd veía el Discovery. Dentro de miles de año, si la santas escrituras son falsas (perdón por la redundancia) la tierra estará habitada por organismos estéticamente espantosos. Arañas de dos metros, habichuelas que recitan la carta Magna, etc. Todo producto del calentamiento global. No me gusta el calor, no me gusta el sol.

La economía local disfruta de su propia paradoja. El aplauso local a no pagar la deuda externa retiro a la Argentina del mercado de capitales. Al forzar una autarquía financiera, no quedaba otra que vivir con lo nuestro. Pero vivir con lo nuestro solo podía ser soportado por una dinámica exportadora que durante los noventa había brillado por su ausencia. Buenos términos de intercambio les daremos, dijo Ricardo desde el infierno, permutando una caja por la otra, mucho mas genuina y menos amenazadora; combinada con ortodoxia fiscal explican por lo menos el 80% del milagro Argentino. Ja, y después dicen que no hay un destino, que un aleteo de una mariposa en Tokio es lo mismo que los Chinos dupliquen la cucharada de soja.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si a ese gran parrafo (el segundo) le hubiera agregado algo asi como: "entonces, la inflacion, puede observarse, es parcialmente ilusoria", o algo asi: "la inflacion es entonces paradojica", hubiera creido que era un parrafo de Guillermo Nietzsche.
Lo interesante podria ser observar la politica monetaria, en el contexto de esa "simple" forma Ricardiana (e inflacion paradojica). Saludos. Friedrich.

Alex De Large dijo...

Me quedo toda la vida con la segunda sentencia: "la inflacion, es entonces paradojica". Pero de que paradoja hablamos? El barbero de Russell? Yo la pondria en un plano menos metafisico y mas pragmatico. De corte ortodoxo, la paradoja inflacionaria resulta vital y necesaria para la transicion al pleno empleo, pero denigrante y fatal para el salario real (y el equilibrio de largo plazo Macro). Aunque, en una funcion de utilidad a la Sidrauski, podriamos pensar que un salario real bajo es mucho mejor que un salario nominal igual a cero. Sin mas reparos, esta fue y es la piedra angular del Kirchnerismo.
Exhaustivo Exhaustivo!

Saludos

Alex

Anónimo dijo...

Pero me queda una ultima pregunta a su argumento:
Sidrauski brinda con sidra Real, o Nominal? Jajaaa. Saludos y hasta la proxima. Nietzsche.

Alex De Large dijo...

Extremadamente buen chiste. Hay que agregarlo a los chistes de economistas! Nietzsche...such a bad boy