viernes, 25 de julio de 2008

Historia del pesimismo filosofico (IIi) finale

Pero si a nuestro libro le cabe una conclusión, esta debería ser una optimista. A través de tres esbozos pesimistas hemos llegado a un resultado optimista, hemos encontrado parcialmente como ejercer la libertad y como alcanzar la felicidad. Pero hay algo trillado en la respuesta, que al menos a mí, no me termina de sacar una sonrisa. Tal vez y solo tal vez, me sienta como Lutero: Somos la mierda que salio del ano de dios, simplemente una mierda divina.

6 comentarios:

PampaLivre dijo...

Interesante y, no por sucinto, compacto enfoque, aún más allá de unas pocas marginales sugerencias, que no distraen realmente del sentido del texto. Esperamos ahora una "Historia del optimismo filosófico". Saludos.

Alex De Large dijo...

Quiero escuchar esas marginales sugerencias. Aportaria al texto.

Salute.

Pampalivre dijo...

Me corrijo: no tengo autoridad alguna para “sugerir”, en cambio daré cuenta de algunos efectos de la lectura del texto. En él se expresa “El objeto me determina, pero nosotros determinamos al objeto”. Sé muy bien que sabés lo que sigue: que para Kant somos nosotros los que dotamos de objetalidad al objeto, ponemos por delante nuestro al objeto en tanto tal; la subjetividad trascendental constituiría al objeto y es de esta manera el sujeto (preeminentemente) el “determinante”. Es verdad que se establece cierta identidad entre sujeto y objeto: dotamos el andamiaje formal pero el objeto “pone” lo suyo, para decirlo de alguna manera. En este sentido, podría volverse a leer el enunciado en cuestión… Pero ahora que escribo voy pensando… si lo que quiere mentarse con el enunciado es, en cambio, el hecho de la “determinación” en el régimen de la causalidad natural. A ésta, circunscrita en el ámbito fenoménico, Kant contrapondrá el nouménicamente “como si” de la libertad, como “causa incausada”. Frente a una entidad natural que no es libre (conforme al regimiento de la causalidad en todo el ámbito fenoménico) nosotros somos (podemos ser) libres en virtud de ese “como si”. Respecto de la relación entre aspectos de la filosofía kantiana y el “efecto del observador”, me quedo pensando si esta relación es lícita o no; por momentos no me parece pertinente, pero por momentos si. No lo sé. En fin, queda por decir que todo lo que pueda aportar por mi parte, es, desde luego, discutible. Gracias.

Alex De Large dijo...

Pero carambolas! Si ha tocado uno de los temas mas controvertidos de la estetica Kantiana.

Coincido en gran medida con ud. Ahora bien, Kant sostiene que desde el punto de vista teorico es imposible demostrar la existencia de la libertad. Solo podemos remitirnos al mundo de los fenomenos, donde rige la ley de causalidad como usted dice. Pero a partir de este punto, entramos en un camino dificil, veamos.
El desarrollo de la libertad en un espacio topologico guiado por la causalidad, fue tan complicado de resolver para Kant como para Hume. De hecho, el tratamiento que hizo Kant nunca lo termine de entender bien: pega un salto hacia la razon practica cerrando con el imperativo categorico. La libertad termina siendo un acto de autovoluntad, de autolimitacion, pero no termina de resolver la cuestion mas sencila: ¿como efectivamente somos libres en un mundo de causas y efectos?
A proposito de este punto, voy a postear algo en el futuro que lo lei en Zizek. El desarrolla un postulado muy interesante sobre como la fisica cuantica demostro la existencia de un X en teoria pero no en la practica, mientras que Kant hizo lo mismo pero en la practica y no en la teoria.

Saludos.

Anónimo dijo...

Thanks νerу nice blog!

Fеel free to vіѕit my web site ::
click on this page

Anónimo dijo...

A different "stunning" entry in the ripped ab muscles race is the FlexBelt.

The arm and knee pads deliver comfort and are top of the line.


Feel free to surf to my page: Flex mini reviews