viernes, 16 de marzo de 2007

Discutiendo sobre política cambiaria argentina con Mr. Bein

Shemp en el blog de mis amigos los chiflados, tira dos temas a discusión a partir de un articulo de Bein: TCR y desempleo. En realidad, habria que analizar también porque los economistas sufren el mal de la fea prosa. Además de Bein, Broda y Spert también la sufren (debe ser el lenguaje binario que enseñan en Chicago): Escriben artículos muy largos, donde rara vez dicen algo y con una discontinuidad sorprendente (y no, no estoy describiendo este blog).
Desde mi punto de vista, es una discusión acabada. Rara vez los economistas se ponen de acuerdo, pero hay un consenso maso menos adquirido que dice que la política monetaria no tiene efectos en el largo plazo. De hecho, soy mas proclive a creer tal como se postula en el modelo B-S que el tipo de cambio real depende de factores tecnologicos. Hay que ser obstinado para postular un plan de desarrollo basado en algún tipo de cambio, al menos, en el largo plazo. Si es corto, claro esta, no es plan de desarrollo.
Desde mi punto de vista, nos estamos acercando al pleno empleo y creo que este podría ser del 7%. Mis postulaciones están basadas en que la marginalidad, lamentablemente, rara vez se reintegra. Sin ser consecuentes a eso, una situación de escasez de mano de obra es muy probable que aumenten las probabilidades de mas inflación y menor crecimiento del producto. Insisto, no creo que haya mucho discutir. Por otro lado, si seria interesante averiguar si los seguidos de John Maynard encontraron alguna solución para contener una demanda agregada en ascenso.

2 comentarios:

Shemp dijo...

Alex,
creo si, hay para discutir.

La discusion sobre los impactos del tipo de cambio real en la estructura productiva es muy importante.

D. Rodrik a nivel internacional, y Bob Frenkel a nivel local, han resaltado la importancia de una TCR competitivo como un motor para la transformacion productiva.

Mas alla de lo que opines sobre esta postura, es una discusion relevante, y mas para Argentina.

En el LP, obvio, lo unico que importa es el Sollow y Romer: Y=Af(K,L,H). Pero en el mediano plazo, la cosa no esta tan clara.

El punto de la discusion era si el tipo de cambio que tenemos es de equilibrio o no. En el LP tiene que estar en consonancia con tus productividades relativas, en el MP con tu mercado de trabajo.

Me parece que el actual, y eso es lo que se discutia, esta lejos del primer benchmark y se esta alejando, a medida que se acerca al PE, del segundo.

El otro tema de debate era que justamente el dia que llegues al PE es muy probable que haya mas inflacion y menor crecimiento. Poca gente esta pensando esto, es decir como pasar de esta 'competitividad precio' a una competitividad mas basada en mejoras a la productividad, tecnologia, etc.

Saludos.
S.

Alex De Large dijo...

Shemp,
Claro que hay que discutir, cuando digo lo contrario me refiero a situaciones de largo plazo, donde el TCR escapa del control de la política monetaria. Te propongo mi postura en dos puntos a ver que te parece:
1)Yo creo que estamos muy cerca del tipo de cambio de equilibrio. En particular, creo que hemos llegado allí por medio de inflación en no transables y no atraves de una apreciación nominal. Mirarlo así, tira el siguiente corolario: no debería existir, de aquí en adelante, algún tipo de inercia inflacionaria respecto a la devaluación del 2002. Me animaría a decir, que los precios han respondido en su mayoría al impacto de la oferta monetaria. Esto animaría, entre otras cosas, un punto que marcaba meses atrás que favorece al gobierno: iniciar el camino hacia el TCR de equilibrio con alta inflación, sin que esta se vaya de las manos en plena transición. Yo soy mas conservador, y meses atrás hubiese apuntado hacia un equilibrio atraves de apreciación nominal. De todas maneras, creo yo que aun quedan algunos sectores por ajustar, y ver que repercusiones puede tener en el nivel de precios general.
2)Posiblemente, tal como lo planteas, el TCR tenga un impacto en desarrollo productivo del futuro. Suena raro y poco ortodoxo pero se lo puede ver así: En una situación de cambio de precios relativos (digamos, precios que observa el productor) puede existir una reasignacion de recursos hacia diversos sectores. Ese cambio "relámpago" puede influenciar decisiones de inversión en el corto plazo, que luego en el mediano plazo trae aparejados cambios en la productividad total de los factores. Pero al mismo tiempo me cuesta creer esto, pues pienso inmediatamente en todos los proyectos Argentinos de sustitucion de importaciones, que bien o mal intentaron hacer esto y luego fracasaron. El contra argumento a mi argumento es que tarde o temprano, las ventajas comparativas vuelven a jugar un rol fundamental en los determinantes del desarrollo.

Un saludo, que siga el debate!

Alex.