domingo, 23 de julio de 2006

Una noche, que quedara eternamente en el recuerdo...

Este post es solo para amigos, los que entienden de que se trata esto. No hay economia ni politica, hay algo mas fuerte, la unida. La noche arranca en lugar de Barrio Norte, lindo y bailable. Los pibes se retiran a comer hamburgesas, la noche ha sido buena, han bailado y visto linda mujeres, pero falta algo mas, el ritual de comer y matar la borrachera. Llegan al McDonalds del Alto Palermo, con la promesa de que habra alimentos para la bestias, entonan los Redondos, el negro esta violento, empieza a reclamar el protagonismo de su noche. El Russo, esta tranqui, sabe que ha cumplido con su mision, obversa y se siente orgullo, al final de cuentas el es creador de la union. Panchote va y mira, sabe que tiene un potencial que a veces lo pone en juego, ponele unas fichas, porque el pibe el dinamita. Quien les escribe es solo el poeta, y el imaginario de muchas revanchas, que en esta noche se vendria a consumar. Llegan al McDonalds, no los dejan entrar, los discriman! por borrachos y muy sinceros, los pibes tienen hambre y no se callan nada. El negro levanta la bandera, QUE COMO NO ME DEJAN ENTRAR??? dice, no le importa nada, su lucha esta mas alla. Schiaffo mete prosas comunistas, Pancho empuja y el Ruso recita a Videla: Señores, venimos a comer y asi va a ser. El Russo dice: ESTA ABIERTO LAS 24 HORAS!, COMO NO PODEMOS ENTRAR?. Un grupo de adolecentes con los sueños rotos se suman a la pelea: CAOS, YA SON MUCHOS LOS QUE QUIEREN ENTRAR!. Un jovencito que recibe ordenes se suma a la guardia de seguridad, el objetivo es entrar para comer, la discrimacion es inmenente: JAMAS PUEDEN ENTRAR ESTOS CHICOS QUE CREEN EN SUS SUEÑOS. Hay caos, la gente empuja, Schiaffo arremete contra la ventallina del automac; el negro es mas noble y pone el cuerpo, lo empujan y esta a punto de entrar, no le importa nada, el esta cansado. Viene Pancho, cita a Videla, el tambien quire entrar. El Russo trata de meter calma, pero a la vez nos sigue recordando que el restaurant atiende 24 hrs. Los pendejos que se sumaron ya tienen algo porque pelear, esto no va a quedar asi. La situacion se pone tensa, empezamos a cantar, la bandera roja levantamos y por handi a la policia empienzan a llamar. QUE HACEMOS? QUE HACEMOS? nada, hay que seguir en la nuestra, venimos a comer y asi sera. Que la Argentina de antes se acabo reclama uno, que Videla es pasado reclama otro, era una dictadura esfimera que habia que romper, a nosotros tan aplastados por el sistema, teniamos nuestro pardito que ganar. Schiaffo se mete en la ventanilla, dame comida o esto termina mal, exclama. Hace la cola, dice uno de los pibitos. La gente, emula un auto imaginario y se mete en auto mac. Un rubio muy robusto se impone, QUE YO QUIERO PEDIR, DICE, el negro se planta y reclama lo suyo. El rubio desaparece, los pibes siguen en la pelea. Señores, esto vas mas alla!. Emulan la cola y el auto imaginario, Schiaffo y los pendex anejados juegan al auto imaginario, el negro y el russo miran de afuera, Pancho va y viene. Siguen emulando el auto; un gigolo les dice que se corren, pero los pibes lo ponen en su lugar. Finalmente llegan a la ventallina, hacen su pedido histerico que dura horas, todos comen, todos llenan sus pasas. La union que habia sido producto del medio llega a su objetivo: señores, todos hemos comido, vayamos a dormir... Pancho pone primera, me deja en casa y escribo esto... De esas noches, eternamente en la memoria.

2 comentarios:

El Negro Atila dijo...

Mi estimado filosofo economista, ya lo he hablado con usted. Bien sabe que a los sistemas son muy dificil doblegarlos, pero siempre es posible sabotearlos,y he ahi la razon de la existencia de todos los hombres que han quedado en la historia. Por eso lo estimo y lo respeto, sirvase otro wiskacho que lo quiero escuchar hablar! SALUD!

Anónimo dijo...

Buena noche! luchamos y valió la pena.
Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla! y asi fue al mejor estilo castells pidiendo cajitas felices.